A causa de la pandemia de COVID-19, este año está siendo un poco más que atípico. Aun así, la vendimia no cambia, y esperemos que no cambie nunca. Este año en la viña han sido protagonistas los hongos y las plagas, haciendo de la vendimia 2020 una vendimia un poco más complicada o adversa que las anteriores. Es importante remarcar una notable disminución de la producción a causa de plagas como el mildiu, el cual ha llegado a causa de factores meteorológico (alta pluviometría, humedad).

En el Penedès, un estudio realizado por la Unión de Payeses (Unió de Pagesos) ha indicado una caída en la producción de hasta un 50% a causa del mildiu, i más concretamente afectando a las parcelas de DO Cava. En los territorios adyacentes como son el Priorato o Tierra Alta, la disminución en la producción ha sido menor, entre un 30% y 35%.

Pero no solo la naturaleza nos ha puesto inconvenientes. Desagradablemente para todos, a causa de la pandemia de COVID-19, Sanidad se ha visto obligada (y con razón) de establecer una normativa específica para las bodegas a la hora de afrontar la vendimia 2020, ya a punto de finalizar. Algunas de las normas más básicas que Sanidad aconseja, y que, en Ferré i Catasús garantizamos son:

  • Cuadrillas que NO se relacionarán entre sí (divididas por parcelas)
  • Facilitar mesuras de protección e higiene (mascarilla, guantes, gel hidroalcohólico y toma de temperatura)
  • Distancia de seguridad mínima entre integrantes de las cuadrillas (1,5 metros mínimo)

Todas estas mesuras se efectúan con el fin de reducir al máximo la posibilidad de contagios, poder aplicar un seguimiento de manera organizada y garantizar la máxima higiene y calidad de nuestros productos en estos tiempos que corren.

La vendimia en Ferré i Catasús empezó el 17 de Agosto con la cosecha de la variedad Chardonnay, variedad que maduro antes. Seguidamente los blancos restantes: Xarel·lo, Macabeu, Chenin, Garnacha Blanca y Sauvignon Blanco.

En relación a los tintos, empezábamos por el Merlot y continuábamos con Syrah, Ull de Llebre y Garnacha Tinta. Finalmente, la única variedad restante para cosechar en los próximos días es el cabernet Sauvignon , que será la última variedad que cosecharemos esta vendimia 2020.

Este año, aun obtener una producción mucho menor a la de otros años, la calidad de la uva no ha disminuido, al contrario, ha aumentado. El control y seguimiento incansable del viñedo nos ha permitido, aun los inconvenientes, asegurar una cosecha de máxima calidad, con muy buena maduración, remarcando así el gran potencial de los vinos de Ferré i Catasús y sobretodo, del Penedès.